bcra

Anterior 1 de 2 Siguiente

Este proyecto intenta dar soluciones específicas y eficientes a los requerimientos del programa sin descuidar su expresión con relación al entorno inmediato. Cada decisión trata de ser más efectiva concediéndole al edificio en general y a cada lugar en particular cierto carácter específico y así fortaleciendo su resolución.

A nivel urbanístico, el proyecto intenta hacer frente a un rasgo frecuente de la Ciudad de Buenos Aires: la heterogeneidad de los perfiles edilicios que conforman sus manzanas. Este edificio apunta a tomar los bordes de los edificios contiguos como referencia de la volumetría proyectada convirtiéndose en un catalizador de estas heterogeneidades. De acuerdo al dictamen de APH – Área de Protección Histórica – se toma como referencia el nivel de zócalo del edificio histórico ubicado en la esquina produciendo un basamento retirado de la línea municipal que genera una recoba unificada con la existente en el edificio de Perón 451. Hacia el quinto piso se propone un retiro lateral que coincide con la altura de basamento de la torre lindera donde se ubica el conector entre ambos edificios. Luego se equipara la línea de cornisa del edificio histórico con el retiro de frente y la línea de mansarda con otro retiro lateral. Por último la altura total del edificio se determina asimilandola a la línea de remate de la cúpula.

Esta volumetría busca mediar entre dos edificios de orígenes bien disímiles. Por un lado se consolida copiando alturas y retiros en relación al frente; y se separa lateralmente cuando se completa la medianera convirtiéndose en torre. Y del otro, se asume el nivel de basamento provocando un retiro que conforma un espacio urbano aéreo. De esta manera, se trata que la volumetría se tome y se separe de los bordes de modo que no se distingan medianeras ciegas expuestas sino un perímetro continuo en forma de “fachada”.

En el nivel de la calle, el retiro de la línea municipal produce la recoba que no sólo determina una altura de basamento sino que conforma un ensanche de la vereda, algo estrecha. Al combinarse este retiro con la recoba del edificio en torre, se constituye un lugar que potencia el espacio público renovándolo y se resuelve una transición al ingresar al banco.

Desde la planta baja se ingresa a un atrio que funciona como pulmón de aire y luz de los primeros pisos del edificio cuando no existe retiro lateral. Gracias a su techo de vidrio permite la iluminación natural del hall y una relación de los primeros pisos con el entorno inmediato exterior. Este vacío permite recomponer la visión completa de la ciudad a través del hall principal en los primeros pisos y desde el hall de llegada, antesala de ascensores, en los demás pisos.

Es por eso que se sitúa allí, en parte, el núcleo de circulaciones verticales. Porque en este lugar se logra una relación franca con el exterior en todos los pisos desde la antesala de los ascensores. Por otra parte, se pegan los ascensores y las vías de escape con el edificio de Perón 451, facilitando las vinculaciones en plata baja y en el quinto piso. La escalera y los ascensores se alinean de modo que dan lugar a un cuarto de redes en cada piso.

Los núcleos sanitarios se ubican del otro lado de la planta conformando una planta libre para su uso flexible de oficinas. Estos servicios ocupan la parte oscura de la planta organizando en sus extremos, con mejor luz natural, recintos cerrados o con usos especiales. Este núcleo agrupa los sanitarios de varones, mujeres y discapacitados, un baño privado y un office articulados por un hall propio. Este hall se vincula virtualmente a través de un eje circulatorio paralelo a la calle con la antesala de la circulación vertical. Gracias a esta circulación se podría determinar dos áreas de trabajo o incluso subdividir la planta en dos si el programa lo requiera.

Los servicios se ubican en su mayoría en subsuelos y planta baja para liberar las plantas superiores. De la misma manera se piensa el estacionamiento. Se considera que de acuerdo a las necesidades para la ejecución del edificio en un plazo no mayor a un año, construir demasiados subsuelos podría atrasar la obra. Mientras que con esta decisión que aprovecha el subsuelo existente y dispone el resto de los autos en planta baja, donde el funcionamiento de oficinas es bastante ineficiente por su escasa luz natural y relación directa con la polución de la calle.

Los vínculos directos de los pisos superiores con el exterior se dan principalmente en los retiros donde se conforman terrazas intermedias. Estas operaciones distinguen al edificio ya que conforman una expansión recreativa de los espacios interiores. Y de esta manera, en los pisos superiores de este proyecto, la relación con el resto de la ciudad no se da únicamente por visuales detrás de un vidrio, sino que alienta a usar estos lugares exteriores especialmente diseñados.

 

Año 2009

Ubicación Microcentro, Buenos Aires

Autores Sebastián Colle, Rodolfo Croce, Jorge Pieretti