local + estudio amor latino

Anterior 1 de 2 Siguiente

La obra está construida en un pequeño lote de 8.50 x10.80 metros de profundidad, sobre la calle Cabrera, en el barrio de Palermo. Es la casa central de la marca de lencería Amor Latino, el programa contiene: oficina administrativa, oficina de diseño y corte, showroom, deposito, espacio de carga y servicios. Además contempla posibilidades de crecimiento, estas se insinúan en el patio, este articula espacios que expanden al mismo. La experiencia de llegada plantea un recorrido hacia el interior lleno de luz producido por el vacío de escalera y lucerna sobre planta baja. El patio en el primer piso ofrece iluminación adecuada a cada función y ponen de manifiesto dichas continuidades y recorridos. En planta baja, dos objetos: un tabique, que contiene un vestidor y un mueble con  100 cajones, articulan y definen los diferentes espacios y definen el recorrido. En la llegada a planta alta, se reconocen las medianeras como limites extremos y el patio propone visuales diagonales, unos paneles deslizables definen y flexibilizan los diferentes espacios de trabajo.

El sistema constructivo cumple con una premisa fundamental: reducir los tiempos de obra al máximo. Un sistema mixto de columnas de hormigón (contenidas en la medianera y una central), tabique de hormigón y vigas metálicas doble T, reciben losetones pretensados y definen la volumetría. El tabique esta integrado al lenguaje arquitectónico y junto a la gran carpintería metálica de planta baja (que aloja un escaparate para exposición) imprimen solidez al sistema. Los aventajamientos de planta alta fueron resueltos con paños vidriados fijos de chapa doblada y corredizos de bastidores madera, que diluyen los limites entre el interior y el exterior. Postigos corredizos metálicos y listones de madera maciza horizontales completan la fachada y aseguran privacidad. El toldo protege del sol otorgando al patio y oficinas una calidad de luz singular.

Año 2009

Ubicación Palermo, Buenos Aires

Autores Sebastián Colle, Rodolfo Croce

Fotografía Gustavo Sosa Pinilla